“Especismo” y “antropocentrismo” en el diccionario de la RAE

 

La RAE acaba de incluir en su diccionario los términos “especismo” y “antropocentrismo” (de esto se han hecho eco distintos medios de comunicación). Esta es una buena noticia, sobre todo porque refleja que cada vez es mayor el impacto que tiene el mensaje antiespecista.

En cualquier caso, hay algunos apuntes que se pueden hacer sobre esto.

En primer lugar, ha de tenerse en cuenta que esta decisión es interesante fundamentalmente por dar más visibilidad a algo que ya estaba ahí. Las palabras “especismo” y “antropocentrismo” ya eran ampliamente utilizadas con anterioridad. Lo que la RAE acepte o deje de aceptar ha sido siempre irrelevante en la práctica para tal uso.

En segundo lugar, parece que esta decisión viene con un larguísimo retraso (de hecho, el término “especismo” fue usado en castellano ya en 1979, aunque en una versión arcaica). A estas alturas, es una palabra que ha sido usada mucho más que otras que, en cambio, llevaban ya bastante tiempo incorporadas al diccionario.

En tercer lugar, hay que lamentar que el diccionario de la RAE dé a veces da definiciones muy poco precisas, cuando no controvertidas o chapuceras. La definición de “especismo” es un ejemplo de esto. La RAE nos ofrece dos acepciones:

  1. m. Discriminación de los animales por considerarlos especies inferiores.
  2. m. Creencia según la cual el ser humano es superior al resto de los animales, y por ello puede utilizarlos en beneficio propio.

Estas no son forma correctas de describir qué es el especismo. El especismo es la discriminación de quienes no pertenecen a una cierta especie. Se puede ser especista, así, discriminando a algunos animales no humanos frente a otros. Ello pasa a menudo (por ejemplo, por sernos más simpáticos, por tener un tamaño mayor, por resultarnos más estéticos, etc.). Del mismo modo, se podría también ser especista contra los seres humanos (aunque en la práctica ello no es lo que ocurre en la actualidad, si bien hay películas de ficción en las que individuos de otras especies más avanzadas que la nuestra discriminan a los seres humanos). Además, la discriminación no implica necesariamente considerar a alguien inferior (se puede discriminar por simple odio, por ejemplo).

El diccionario define mejor el término “antropocentrismo”. Lo hace como sigue:

  1. m. Atribución al hombre de cualidades que pueden ser comunes a otras especies.
  2. m. Fil. Teoría que afirma que el hombre es el centro del universo.

Estas definiciones no están mal, son correctas y mucho más exactas que las de “especismo”, a pesar de que dejan fuera varios sentidos distintos que tiene esta palabra. En concreto, las dos definiciones de “especismo” dadas por la RAE son en realidad definiciones de distintas acepciones de “antropocentrismo”. La discriminación de los animales por considerarlos miembros de especies inferiores (o por otros motivos) es lo que se conoce como especismo antropocéntrico.

De todos modos, como ya se indicó arriba, esta decisión está muy bien. Esperemos que, además de ser muestra del avance social sobre este tema, pueda también contribuir, aunque sea solo un poco, a que este se visibilice más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s