La defensa de los animales, al final, venció

vigilia-absolucion-defensores-animales
Vigilia de protesta por la liberación y absolución de las personas presas durante el proceso judicial contra la defensa de los animales

La defensa de los animales, al final, venció. Ganó en los tribunales a quienes crearon un montaje para hundirla. Venció, aunque a qué precio.

Y es que vivimos en un mundo en el que, por desgracia, la injusticia es lo habitual. Quienes trabajan por un mundo mejor lo consiguen creando excepciones en medio de tal injusticia generalizada.

No es de extrañar que esto tenga también su reflejo en el ámbito judicial. Un ejemplo de esto lo hemos vivido en los últimos años en el caso de la defensa de los animales. En 2011 se hizo público el mayor proceso judicial contra la defensa de los animales que ha tenido lugar en el contexto del estado español. 12 personas fueron detenidas y permanecieron incomunicadas varios días. 3 de ellas (Olaia Freiria, Eladio Ferreira y Eneko Pérez) pasaron cerca de un mes en prisión provisional. Se les incautó múltiple material informático con una parte importante de su trabajo, que aún no han conseguido recuperar totalmente. Y muchas otras personas fueron imputadas. Podéis recordar cómo ocurrió todo esto en esta entrada publicada por entonces en este mismo blog.

Se les acusó de haber participado en sueltas de visones. Esto se debió a que estas personas han sido activistas de las organizaciones Equanimal e Igualdad Animal, que han llevado a cabo investigaciones sobre la situación de los animales víctimas de la compra de productos de piel (como podéis ver aquí o aquí). Tales investigaciones han sido realizadas a cara descubierta. Los nombres de las personas que realizaron tal trabajo de activismo son públicos. Ante esto, la tesis de la Guardia Civil, que promovió esta investigación, y del juez instructor del caso, Vázquez Taín, consistió en que esas mismas personas habían realizado liberaciones de visones.

Esta es una tesis muy chocante. Muestra un razonamiento francamente peculiar. Supongamos que alguien quiere realizar una liberación de visones, una acción castigada muy seriamente y que está tipificada como un delito. Lo más lógico es que esta persona participe también en investigaciones a cara descubierta sobre la situación en la que están los animales que va a liberar. Y que lo haga haciendo público su propio nombre en documentales enviados a los medios de comunicación y disponibles en internet. Tiene todo el sentido que actúe de este modo, ¿no?

protesta-solidaridad-defensores-animales
Protesta contra el montaje judicial en ataque a la defensa de los animales

Quizás haya personas entre quienes están leyendo esto que consideren que esta es una tesis sólida. Pero yo creo que la mayoría comprenden que es una ironía. La mayoría pensamos: ¿quién, en su sano juicio, actuaría de ese modo? Entendemos que ese comportamiento sería totalmente absurdo y necio.

No lo entendió así, sin embargo, el juez Taín, que sustentó sobre esa tesis tan singular la investigación y detención de estas personas. Para demostrar tal tesis, ordenó seguimientos a activistas, pinchazo de teléfonos y de emails, detenciones… Y, sin embargo, desde el primer momento se puso de manifiesto una ausencia total de pruebas contra las personas imputadas. Mientras, y también desde el primer momento, las organizaciones defensoras de los animales denunciaban que todo esto era un simple montaje.

Una vez el caso dejó de estar en manos de juez Taín, los tribunales han respaldado la opinión de que no hay prueba alguna contra las personas imputadas. La jueza Margarita Guillén (que recibió el caso cuando Taín abandonó el juzgado de instrucción que lo llevaba), decidió archivar este procedimiento judicial. Una decisión, esta, que ya había sido solicitada previamente por el fiscal.

Ante esto, la Asociación Nacional de Productores de Visón recurrió esta decisión ante la Audiencia Provincial de A Coruña. Y esta ha confirmado el archivo del procedimiento. Tanto la audiencia como la jueza y el fiscal han coincidido al indicar que no existen pruebas de ningún tipo que incriminen a las personas acusadas. Se ha puesto de manifiesto, pues, que todo ha sido un montaje.

Más aun: la Audiencia Provincial de A Coruña ha indicado también que la investigación y documentación de la situación de los animales en las granjas es una actividad legal. Pese a esto, el proceso judicial ya ha causado un daño terrible a las personas afectadas. Estas han tenido que aguantar una inmensa cantidad de sufrimiento. Las personas que no hayan vivido este proceso (u otro semejante) seguramente no se imaginarán cuánto. No es fácil hacerse una idea real del terrible daño que se causó a las personas que fueron enviadas a prisión y a las que fueron detenidas. Ni tampoco de todo el daño causado a las personas imputadas y allegadas durante todos estos años. Personas que estuvieron pendientes de una posible injusta condena, sin poder realizar planes vitales ante la perspectiva de ir a prisión. Que estuvieron pendientes de que en algún momento volviese a haber detenciones y registros. Que padecieron la constante incomodidad y vejación de saber que sus conversaciones por teléfono podían estar siendo oídas y sus emails leídos por la policía, etc.

Y no solo eso. Todas estas personas, y quienes les han prestado su ayuda, han necesitado llevar adelante su defensa legal durante este proceso. Y también dar a conocer el caso. Para ello han tenido que emplear una cantidad inmensa de tiempo, de esfuerzo y de dinero. Ello ha supuesto un sacrificio enorme para las personas imputadas y para quienes se han solidarizado con ellas.

Además, esto ha desviado un montón de tiempo, esfuerzo y dinero que de lo contrario habrían sido empleados en defender a los animales. Hizo falta contratar a varios abogados para llevar a cabo tal defensa. Por suerte, se contó con una persona, el abogado y activista Daniel Dorado, del Centro Legal para la Defensa de los Animales, que por su compromiso con la causa participó en la defensa jurídica de manera gratuita. Su trabajo dio sus frutos. Consiguió la puesta en libertad de las personas detenidas, incluyendo las que fueron enviadas a prisión provisional (tras la estimación del recurso de apelación interpuesto contra dicha decisión). Y también contribuyó posteriormente de manera fundamental al archivo del caso. Pero esto supuso a su vez que tuviese que emplear muchísimas horas para ello, que podrían haber sido utilizadas para ayudar a los animales de otras maneras.

De manera que, aunque ahora se haya demostrado que las personas imputadas son inocentes, el caso ha tenido éxito en dos cosas. La primera: ha causado un daño irreparable a activistas por la defensa de los animales. Y la segunda: ha impedido que muchos recursos que podrían ayudar a los animales hayan sido desperdiciados. Es difícil calcular el número de animales que podrían haber sido ayudados con tales recursos, y en consecuencia la cantidad de sufrimiento y muertes que podrían haber sido evitados.

No voy a decir aquí que los miembros de las fuerzas policiales que han participado en este montaje y el juez Vázquez Taín tuviesen la intención de combatir la defensa de los animales, y reducir el impacto positivo que esta tiene en los animales. Con todo, se podría decir que hay indicios para pensar que ello es así. Tanto el juez Taín como miembros de la Guardia Civil manifestaron su antipatía por tales organizaciones indicando que llevaban a cabo “acciones terroristas” incluso cuando la instrucción del caso solo acababa de comenzar. Taín indicó a este respecto que su padre había sido ganadero. Y recientemente el propio Taín ha recibido un premio por parte de una organización de cazadores, que ha ido a recoger con satisfacción. Pero, a diferencia del juez Taín, aquí no vamos a asumir su culpabilidad sin pruebas. (Yo no haré ningún juicio al respecto, dejo a lectores y lectoras que lleguen a sus propias conclusiones).

Ahora bien, hay algo que sí que se puede concluir de manera clara y más allá de ninguna duda de los efectivos policiales implicados en esta causa y del juez Taín. Han conseguido hacer sufrir muchísimo a activistas inocentes y a muchas otras personas allegadas. Y han impedido que mucho sufrimiento y muerte por parte de los animales se vea eliminado. Que hayan tenido o no la intención de hacerlo es lo de menos, en realidad. Lo importante es que eso es lo que ha sucedido.

En ese sentido es, pues, un logro para una organización como la Asociación Nacional de Productores de Visón (cuyo nombre ya muestra el especismo de considerar a los animales no humanos como cosas que se producen). Y también para cualquiera que esté a favor de que se pueda dañar sin problema a los animales de especies distintas a la nuestra. Afortunadamente, los tribunales han frenado esta sinrazón e impedido que un logro tan inmoral fuese a más.

Por último, me gustaría también destacar la triste asimetría mediática sobre los hechos. Cuando en 2011 se produjeron las detenciones de activistas, la Guardia Civil convocó a múltiples medios de comunicación, incluidos canales de televisión a nivel estatal. Estos sacaron la noticia y la presentaron como una exitosa acción contra el que llamaron “terrorismo” en defensa de los animales (mostrando, por otra parte, una confusión llamativa entre defensa de los animales y ecologismo, movimientos que no tienen nada que ver). Las personas defensoras de los animales protestaron enérgicamente ante esto. Pero su versión de los hechos prácticamente no fue mostrada en los medios, que dieron por buena la versión de la Guardia Civil de considerar culpables a las personas detenidas aun sin ninguna prueba, como se acaba de ver.

A día de hoy se ha mostrado que la realidad de los hechos no tiene absolutamente nada que ver con lo reflejado entonces en los medios de comunicación. Sin embargo, ahora la noticia ha tenido un eco mínimo en ellos. A pesar de que la noticia ha salido en distintos medios (como este o este) la mayoría de los que entonces hablaron del tema lo han hecho ahora. Más aun, el modo en el que lo han presentado ha sido en muchos casos cuestionable, sin darle la importancia que entonces se le dio.

Estamos, en definitiva, ante una gran victoria, pero con un sabor agridulce. Ojalá jamás se hubiese producido esta victoria porque nunca se hubiese abierto este absurdo proceso. Es una de las cosas que tiene luchar contra las injusticias: que quienes lo hacen pasan a tener muchas posibilidades de sufrirlas en su propia piel.

En cualquier caso, aunque sea agridulce, es una victoria igualmente. Una victoria aderezada además por las múltiples muestras de solidaridad de activistas en todo el mundo. Por todo ello, podemos alegrarnos de que la defensa de los animales ha conseguido superar hoy uno de los múltiples escollos que le tocará encontrarse en su camino.

Anuncios

5 comentarios sobre “La defensa de los animales, al final, venció

  1. Pozí, ahora no korren komo buitres……p. ej. Antena 3.

    05. PRESUNTO CULPABLE (SOZIEDAD ALKOHOLIKA)
    Comenzó la cacería, razia al amanecer, buscar carne fresca que arrojar a los perros. Gran despliegue operativo, todo ha sido calculado, verán la eficacia policial perfecta.

    El escenario está dispuesto!

    Las evidencias son ninguna, y su implicación será cuestión de apretar más. La presunción de la culpabilidad, son sospechosos de ser presuntos y son los culpables de parecerlo.

    Todos hablan bajo presión! Cualquier medio justifica siempre hacerse con la confesión falsa. Importan las medallas, su inocencia no.

    Testimonios arrancados con brutalidad. Sanguinarios y rabiosos perros, los protege el ministerio del terror. Jamás cuestionados sus métodos inhumanos.
    Tantos implicados están, son los cómplices, tapándolos, encubriéndolos, solo pueden mentir, no hay justificación.

    Conciencias repugnantes, autoengañándose.

    Justifican la violencia cuando algo escapa a su control, dispuestos a llegar hasta el final.

    Derecho a vulnerar derechos, derecho a tolerar, violación de derechos. Derecho a secuestrar, derecho a golpear, derecho a torturar, violación de derechos. Derecho a silenciar, derecho a nunca responder, derecho a asesinar, violación de derechos!

    Sanguinarios y rabiosos perros, los protege el ministerio del terror. Jamás cuestionados sus métodos inhumanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s