Un saco sin fondo

Un día cualquiera en una granja dedicada a la explotación de vacas y terneros. Los terneros son arrancados de sus madres, lo que ocasiona a ambos un terrible sufrimiento. Esto es imprescindible para que la leche puede ser extraída de las vacas. Los terneros, como cabe esperar, van al matadero.

Uno de esos días (en concreto, hace un par de meses, a principios de diciembre) nace un ternero cualquiera en una de esas granjas (en concreto, en Estados Unidos, en el estado de Connecticut).

Un ternero como otro cualquiera

Sucede que, por cuestiones del azar, la pigmentación de este ternero es peculiar. El pelo de la frente, de color blanco, tiene una forma parecida a una cruz. Aquí podéis ver la noticia en castellano.

Imaginaos lo que viene.

Pues que como consecuencia de esto, los granjeros, que tienen convicciones cristianas, han decidido no matarlo y le han puesto de nombre ‘Moses’ (Moisés)

En estos vídeos, en inglés, los granjeros salen diciendo que el ternero es muy cariñoso.

http://www.necn.com/Boston/New-England/2009/12/09/Divine-bovine-born-at/1260399712.html

http://www.usatoday.com/news/offbeat/2009-12-09-holy-cow_N.htm

¿Les llevará este episodio a plantearse la de su negocio? De momento no lo ha hecho, y no parece que lo vaya a hacer. Ni se plantean dejar de llevar a los demás terneros al matadero, como condición para la producción de leche.

Y no sólo eso. En estos vídeos, los granjeros afirman en un cierto momento que, por el modo en el que este ternero les mira, es como si les quisiese decir algo. De hecho, el dueño de la granja donde este nació, Brad Davis, sostiene que “tal vez” este ternero tenga “un mensaje que darnos”. Quizás podríamos pensar que tal mensaje consistiría en que la explotación padecida por la familia de este ternero y por muchos otros animales debería terminar. Sin embargo, los granjeros no lo han interpretado así. Su juicio de lo que este les quiere decir es diferente. En el vídeo, Davis afirma su convicción de que el nacimiento de este ternero es una señal a favor de la industria láctea. “Quizás”, afirma, a favor de “precios más altos para la leche”.

Esto resultaría objeto de irrisión de no ser por el drama que esta industria supone para estos animales.

Me permitiréis que concluya que el saco que contiene los prejuicios y la estupidez humanos puede llegar a ser, en ocasiones, de una amplitud casi inabarcable, de una profundidad prácticamente insondable. Puede que no tenga fondo.

Anuncios

16 comentarios sobre “Un saco sin fondo

  1. Hola, Óscar.

    Mucha gente preocupada por los animales no es consciente todavía de que la leche supone también sufrimiento y muerte de animales. Pero, como bien dices, apartar a una vaca de su cría les provoca sufrimiento. Los terneros van al mataderos, y las vacas también cuando su explotación deja de ser rentable.

    No es coherente preocuparse por los intereses de los animales mientras se consumen productos de origen animal, como huevos, lácteos, miel…

    Si queremos avanzar hacia una sociedad con menos sufrimiento y con menos discriminación, tenemos que replantearnos nuestra relación con los animales. Y eso pasa necesariamente por rechazar el consumo de productos de origen animal.

  2. El ser humano no ve más allá de sus narices y como haya dinero por medio menos,puede que a esta ternerita le pase lo mismo que al cerdo Raul,cuando crezca y vean que no produce y que genera más gastos que ingresos, entonces llegará el problema,eso si antes no la montan un altar para explotarla mejor,en fin, con el más feroz animal que habita en este planeta,se ha encontrado la ternerita.

  3. Pingback: Un saco sin fondo
  4. ¡mmmmmmmmmhhhhhhhh¡ ¡Hamburgueeeeesaaaaaas!

    Yo sigo protestando por la mosca cruelmente asesinada por el Sr. Obama.

  5. El último comentario podría borrarlo, pues busca resultar ofensivo. Pero he considerado mucho más adecuado dejarlo, por un motivo evidente: expone de modo enormemente preciso el prototipo de argumento a favor de la explotación de los animales de otras especies. Y es interesante que aquí se reflejen los razonamientos que expone cada una de las partes del debate.

  6. Hola Oscar, gracias por esta interesante noticia y tus reflexiones. La estupidez humana es a veces inabarcable y consigue que me pregunte cada día por qué he nacido en este planeta. Y el problema de esa estupidez es que causa un sufrimiento inimaginable.

    Me alegro de la buena noticia: que ese tenero sobreviva.

    Un saludo.

  7. hola oscar gracias `por esta reflexion la verdad es que el ser humano cada vez no deja de sorprenderme en su estupidez hacia los seres no humanos

  8. Imagino a los granjeros mirando al ternero sin entender nada. La tragicomedia de nuestra sociedad, es que no lleguen a comprender algo tan sencillo. ¿qué les pasa? ¿necesitan un libro de instrucciones?

  9. La religión Católica Romana -y algunas otras- es muy dada a enfrentar al “ser humano” frente al “animal”, debido a la fuerte carga antidarwinista con la que nació. La tradición filosófica ha heredado esta forma de nombrar al homo sapiens que relega lo “humano” sólo a éste, y hoy siguen haciéndolo incluso los ateos. Si un ser humano es un sinónimo de homo sapiens la palabra ‘humano’ pierde toda su carga fuertemente altruista hacia los demás. Lo humano es un adjetivo no un sustantivo. Este animal no homo sapiens del que habla la noticia ha tenido mucha suerte, porque la “humanidad” de estos homo sapiens hacia él sólo ha sido producto de la casualidad estética y religiosa.

    Saludos.
    David.

  10. Muchos comentarios habría que hacer al respecto, sin embargo sólo un arista de esta terrible situación: Cuando se trata de dinero, todos son de la misma religión…….

  11. El hombre, que se dice el único ser espiritual, no tiene el menor reparo en usar a Dios para legitimar los actos más miserables si de esta forma sus intereses permanecen intactos. Ahí no hay infierno que valga: primero el bolsillo.

  12. “El saco que contiene los prejuicios y la estupidez humanos puede llegar a ser, en ocasiones, de una amplitud casi inabarcable, de una profundidad prácticamente insondable. Puede que no tenga fondo”. Totalmente de acuerdo. Y tan de acuerdo, pues, en mi opinión, es absolutamente imposible librarse de todo prejuicio (sobre la estupidez ya ni me pronuncio o, mejor, sí lo hago, pero en palabras de Camus: “la estupidez siempre insiste”). Pero también tú tienes prejuicios. Y muchos. Partes de que un ser humano es, de alguna manera, responsable de la felicidad (o del no sufrimiento, llámale x) del resto de animales (tanto humanos como no humanos) con los que le ha tocado vivir. ¿No es esto mucho pedir con lo que a cada uno le cuesta ya ocuparse de lo suyo, de su felicidad, de evitar sufrir? De hecho, ¿por qué habría nadie de intentar ser feliz o de evitar los sufrimientos? ¿Por qué partes de que el ser humano ha de luchar o siquiera preocuparse por la felicidad, por la suya y, yendo más lejos todavía por la de los demás?

    Tus razonamientos son válidos (y hasta respetables; yo diría más: honorables) pero echo de menos que te remontes al principio de los mismos, a los presupuestos de los que partes y a cómo fundamentas éstos.

    En cualquier caso, y esté de acuerdo o no con lo que dices, enhorabuena por el “blog” y por la tarea que llevas a cabo tanto a través de él como de otros medios (publicaciones, conferencias, etc.). Ojalá lo que dices lleve razón y algún día todos lo comprendamos, incluida yo.

    Un saludo,
    Yolanda

  13. ¡Muchas gracias por vuestros comentarios!

    Estoy de acuerdo con los comentarios anteriores en lo que respecta a que la religión aquí no es realmente la clave, sino algo que es moldeado en función de un interés previo en la explotación animal, en línea con lo que dicen Nancy y Marcy si bien es cierto que a su vez posteriormente, como apunta David se puede convertir en un freno a mayores, una vez asume valores especistas, para el avance de la lucha a favor de todos los animales.

    A su vez, el comentario de Yolanda creo que plantea una serie de cuestiones muy interesantes, de las que es necesario dar cuenta.

    La más relevante es la indicación de que las posiciones presentadas en esta entrada tendrían que apoyarse en argumentos que justificasen que hemos de actuar en beneficio de los animales no humanos.

    No cabe duda de que debe ser así. Quizás en las distintas entradas de este blog se dan por asumidas en ocasiones ideas planteadas en otros textos subidos a este, de manera que para explicar los argumentos en los que lo dicho aquí se basa me he de remitir a ellos. Básicamente apuntaría a los que se pueden ver en los enlaces siguientes.

    Términos básicos para el análisis del especismo: http://wp.me/ptHYN-i

    Animales humanos y no humanos: de la discriminación al respeto:
    https://masalladelaespecie.files.wordpress.com/2009/03/animalesdiscriminacionrespeto1.pdf

    La justificación en ética y la defensa del antropocentrismo por definición:
    http://wp.me/ptHYN-6o

    En ninguno de los textos de este blog hay una defensa de la idea de que hay cosas que debemos hacer objetivamente (lo que se llama realismo moral). Lo que hay en ellos es, en cambio, una apelación a la consistencia. Se indica que no es consistente sostener que hemos de respetar a los demás seres humanos y exigir respeto para nosotros o nosotras y no respetar, asimismo, a los demás animales.

    Básicamente, se argumenta en ellos que ninguna de las formas en las que se ha intentado defender que debemos tratar a los animales no humanos de manera desfavorable en relación a cómo debemos de tratar a los seres humanos se sostiene. Todas ellas acaban incurriendo o en argumentos circulares o en soluciones que introducen contradicciones.

    La consecuencia más básica de esto no es que debamos buscar activamente ayudar a los animales no humanos, sino que hemos de dejar de dañarlos; básicamente, que hemos de dejar de utilizarlos como recursos, como sucede en el caso que toca la noticia aquí comentada. Con todo, se puede también derivar de estos argumentos razones sólidas para actuar a favor de los animales no humanos. Estas se pueden encontrar en este otro artículo:

    Questions of Priority and Interspecies Comparisons of Happiness: http://wp.me/ptHYN-6J

    Otra cuestión de mucho interés que toca el último comentario alude al hecho de que todas y todos tenemos enormes limitaciones y prejuicios. Desde luego, estoy totalmente de acuerdo con tal visión de las cosas. Ya me gustaría a mí no tener prejuicios y tener un poco más de luces, aunque solamente fuese un poco. Pero este texto no pretendía hablar de modo general de nuestros prejuicios y nuestra estupidez. De hecho, era mucho menos ambicioso. El texto partía de este caso concreto y lo que se pueda extrapolar de él al conjunto del trato especista de los animales no humanos. El motivo es que en él se describe una situación en la que los prejuicios especistas se ponen de manifiesto de forma muy notable, hasta el punto de distorsionar de manera increíble nuestra visión de las cosas.

    Lo que me pareció llamativo del caso de este ternero no fue tanto la absurda creencia de que su pigmentación sea interpretada como una señal divina. Lo que me llamo la atención, por el contrario, fue que se interpretase que el ternero viniese a ser el portador un mensaje a favor de la continuación de la propia explotación animal, así como, por otra parte, el diferente trato dado a este animal y a los demás nacidos en esta granja. Pensar en la desgraciada existencia de todos los animales criados en esta y en otras granjas, el inmenso sufrimiento de los terneros y sus madres, su muerte… y ver tal reacción un mensaje a favor de que este continúe indefinidamente, es algo que resulta ejemplifica de forma terriblemente cruda la ceguera, voluntaria o involuntaria, hacia las terribles agresiones ocasionadas a los animales no humanos. El caso recuerda al de ciertos anuncios publicitarios en los que distintos animales aparecen felices por ser explotados, al de las múltiples representaciones de las mujeres felices por ser víctimas de ser dominadas y explotadas o a las afirmaciones del pasado de que la esclavitud beneficiaba a las “etnias inferiores”. Supone una distorsión de los hechos de tal dimensión, que solamente puede deberse a dos cosas. O a una actitud cínica ante los daños ocasionados a los animales, o a que se posean unos prejuicios tales que, simplemente, impidan ver, reconocer estos. Lo cual no es de extrañar, porque cuando nos enseñan toda la vida a pensar de un cierto modo, y nos beneficia de hecho pensar de ese modo, es muy difícil dejar de hacerlo.

    Lo cierto es que tras ver las entrevistas a este granjero en cuestión mi impresión fue que se trataba más bien de esto último. Tal vez estoy equivocado, pero su reacción no me pareció cínica. Por la entrada concluye del modo en el que lo hace, porque creo que este es un caso donde lo indicado en su último párrafo sucede en toda su crudeza: estamos ante uno de esos casos que muestran lo enormes que pueden ser los prejuicios y la estupidez humana. Alguno de los posteriores comentarios hechos a la entrada incidieron en reforzar esa idea, como puede mostrar su lectura. Lo cierto es que es muy difícil dejar atrás la ceguera ante las agresiones a los animales no humanos y el sufrimiento que estos padecen por ellas, y creo que la noticia esto lo muestra. Con todo, ello no debería ser un motivo para desanimarse, sino para continuar trabajando de cara a su superación colectiva.

    Muchas gracias de nuevo por los comentarios, y saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s