Ballenas jorobadas al rescate de las focas

Recientemente salió a la luz una noticia que, por si no conocías ya, quiero comentaros aquí. Apunta a un hecho sucedido no hace mucho en el océano antártico. Bien, resulta que en las aguas de este, las orcas van en ocasiones a la caza de focas. Estas, a su vez, hayan resguardo encima de los bloques de hielo, donde las orcas no alcanzan a capturarlas. Ante esto, las orcas responden nadando en grupo de forma coordinada alrededor de los témpanos de hielo, para generar olas que los desestabilicen, de forma que las focas caigan al agua y sean presa suya. Sin embargo, a veces suceden cosas que nos parecen inesperadas.

Historia de un rescate

Acaba de salir a la luz un episodio documentado de este tipo de cacería del que fueron testigos los investigadores californianos Robert L. Pitman y John W. Durban, junto con un equipo  de la Unidad de Historia Natural de la BBC. Estos, mientras se encontraban observando a las orcas se dieron cuenta de que en medio de ellas se encontraban dos ballenas jorobadas. Inicialmente, los investigadores pensaron que estas podrían estar siendo atacadas por las orcas, pero pronto se dieron cuenta de que no era así. En lugar de eso, vieron que su papel en la situación que estaban presenciando era muy distinto.

Obsevaron que, debido al empuje de las olas creadas por las orcas, algunas focas cayeron al agua. Una de ellas, entonces, comenzó a nadar a toda prisa hacia donde estaba una de las ballena jorobada.

Ante esto, la ballena se dio la vuelta, girando de modo que permitió subirse a su pecho a la foca, que pasó así a encontrarse protegida entre sus aletas dorsales. Ante la cercarnía de las orcas, la ballena arqueó su pecho, de forma que la foca pudiese mantenerse por encima de la superficie del agua, fuera del alcance de estas. Sin embargo, la foca seguía en peligro, pues el pecho de la ballena jorobada tiene pliegues, y por estos corría el agua, empujando así a la foca, que se encontraba en riesgo de caer. Ante esto, la ballena reaccionó moviendo su aleta para sostener a la foca y mantenerla sobre cuerpo, evitando que cayese al alcance de las orcas (la foto tomada por Robert Pitman recoge este momento). Cuando las orcas se alejaron del lugar la foca regresó al agua, y rápidamente se subió a un bloque de hielo.

Según los investigadores, este sería un ejemplo de un comportamiento alomaternal, conforme a la cual algunos animales (entre ellos los humanos, por supuesto) cuidan de otros animales −sean o no de su misma especie− como lo harían con sus propias crías.

Una noticia fantástica, ¿verdad?

Algunos prejuicios a cuestionar

Hay dos ideas a las que esta noticia apunta que me gustaría destacar.

La primera, nos muestra hasta qué punto nuestros prejuicios especistas distorsionan nuestra visión de las cosas. Pitman y Durban han indicado: “cuando un ser humano protege a otra especie amenazada de peligro, lo llamamos compasión, pero cuando lo hace una ballena una ballena lo llamamos instinto. Sin embargo a veces esta distinción no es clara del todo”. ¿Qué cabe decir ante esto? Pues que es evidente que no es nada clara. Es que no lo es porque tal distinción no existe. Aquí estamos ante una diferenciación arbitraria y falaz. Una diferenciación que se establece para distanciarnos de los demás animales. Se considera habitualmente que los únicos seres con la capacidad de hacer toda una serie de cosas son los seres humanos. Por ejemplo, se asume que los únicos con la capacidad de tener sentimientos altruistas. Esta noticia desmiente esta afirmación.

La segunda idea, que es la que más me interesa destacar, es la siguiente. Comúnmente se considera que la suerte que padecen los animales en los espacios naturales en los que se encuentran al margen de la actividad humana nos debe dar igual. Se piensa de forma común que el sufrimiento y la muerte de animales en sus medios, si no es causada por los seres humanos, no es nada negativo. Esta noticia cuestiona que esto sea así; al menos, nos lo cuestiona a todos aquellos y aquellas a quienes el leerla no nos ha dejado indiferentes. Sí es algo negativo, por lo menos para las víctimas, y si es bueno que tal sufrimiento y muerte sea evitado.

Os pongo aquí algunas otras direcciones donde podéis encontrar esta noticia.

http://www.elciudadano.cl/2009/11/30/ballenas-jorobada-salvan-focas-de-ataques-de-orca/

http://www.guardian.co.uk/world/2009/nov/26/whales-save-seal-from-orcas

Anuncios

11 comentarios sobre “Ballenas jorobadas al rescate de las focas

  1. A mí esto me lleva a un razonamiento diferente y es que hasta que punto podemos estar seguros de que exista una conducta altruista 100% en cualquier especie. Si dicha conducta ha sido preservada en las generaciones siguientes pienso que es porque aporta un beneficio a los sujetos que la practican. El beneficio parece que es variable por lo que yo he podido observar en la especie humana. Creo que podría haber un instinto detrás de actos de altruismo. Un saludo.

  2. Wow. No conocía esta noticia. Me hace dar alguito de esperanza que puede haber otro mundo en el que la naturaleza no sea cruel.

  3. Muy interesante, y estoy de acuerdo contigo. Quienes hablan de que no hay problema en el sufrimiento en la naturaleza porque es “natural”, “el ciclo de la vida”, “garantiza el equilibrio de especies” y demás, ¿por qué se alegran (como imagino que ocurre) ante hechos como este? Si fueran coherentes, deberían ver este hecho “antinatural” y, por tanto, algo negativo.

  4. Gracias por los comentarios. Coincido con Daniel, de hecho, lo que él indica es precisamente lo que quería señalar en la entrada, aunque pienso que él lo ha dicho de forma más clara. Por eso, para que haya un mundo mejor como el que t apunta, tenemos que rechazar las visiones que Daniel critica por inconsistentes.
    En cuanto a lo que apuntas, Encarna, las conductas altruistas no tienen una motivación inicial porque sean mejores para quienes las ponen en práctica. El motivo por el que no es así radica en que la selección natural no se da entre individuos, sino entre genes. Los genes que predisponen al altruismo tienen una mayor tendencia a transmitirse de generación en generación que los que no lo hacen, porque en conjunto, de forma colectiva, a los animales altruistas les va mejor. No es que les tenga que ir mejor a los individuos altruistas (aunque muchas veces sean más felices que los egoístas). Y no, realmente no hay una diferencia sustantiva entre las conductas altruistas en los seres humanos y en otros animales. Que este sea el origen del altruismo no nos quita razones para ser altruistas. Por poner un ejemplo: todas nuestras emociones (alegría, tristeza, deseos de hacer cosas como comer, tener amigas/os, sexo, etcétera) tienen también el mismo origen. Pero eso no nos quita motivos para buscar ser felices mejor que infelices y para intentar no vivir frustrando nuestros deseos y planes.
    Un saludo.

  5. Entre los animales no humanos se ha comprobado que tienen sentimientos y conductas, del tipo que nosotros calificaríamos de morales, como ciertas conductas altruistas. Estoy seguro de que lo que nosotros llamamos moral es simplemente otra parte de nuestra naturaleza que la misma inercia especista que nos hizo creer que éramos los únicos seres que poseíamos razón y sentimientos, también nos hace creer que solamente nosotros poseemos moral. Obviamente puede que la nuestra sea especialmente sofisticada (o no). Lo que está claro es que no hay ninguna característica humana que posea el ser humano que otros animales no posean. Solamente hay diferencias de grado, no de clase.

  6. Hola de nuevo, quizás para mí es complicado considerar el altruismo como algo existente, puesto que yo considero que se obtiene algo de cada acción que realizamos, aunque sea satisfacción, por lo tanto ya no sería una conducta altruista. Para no desviarme mucho diré con una frase sin matices,aunque los tenga, que para mí este tipo de conductas responden a la capacidad de empatizar con otros ya sea de la misma especie o de distinta, lo cual creo que es innato.

  7. Estoy de acuerdo con Luis. En cuanto a lo que comenta Encarna, yo diría lo siguiente. Si puedo salvar la vida a un animal puede que yo obtenga una satisfacción al hacerlo, pero el motivo por el que le salvo la vida no es la búsqueda de esa satisfacción, sino salvarle la vida. De hecho, supongamos que me dijesen: “la única forma en la que puedes salvar la vida a este animal implica que tienes que tomar una píldora que hará que olvides que lo has hecho”. En este caso yo no obtendría ninguna satisfacción tras haber salvado al animal y, sin embargo, lo continuaría haciendo. Se puede pensar que tendría una cierta satisfacción en el momento de tomar la decisión, pero esta tendría una dimensión tan reducida, que creo que está claro que no sería el motivo de mi acción.

  8. Muy interesante escrito, Oscar. En cuanto lo que estáis comentando, es evidente que muchas especies animales muestran comportamientos altruistas. Para la adaptación al medio de grupos de individuos, es claro que comportamientos de ayuda y cooperación tienen un mayor valor adaptativo que comportamientos de pelea y conflicto. El que después se realizen comportamientos como este, en el que aparentemente al menos un individuo actúa de forma altruista con alguien de otra especie sin que aparentemente vaya a ser beneficiado por ello, supongo que se debe a tendencias ya establecidas, como dice Oscar genéticas.

    En cualquier caso, estas noticinas vienen muy bien para ir derribando esa gran barrera especista que hace creer únicos a los humanos. Un saludo y gracias por publicarla!

  9. Yo creo que los animales son seres vivos al igual que nosotros y presienten y sienten el dolor, la angustia y el sufriemiento tanto de ellos como de otras especies para mi es un fuerte ejemplo de que tienen el corazon y la capacidad de ayudar a un ser que tenga miedo o este en peligro… re linda la noticia…

  10. “cuando un ser humano protege a otra especie amenazada de peligro, lo llamamos compasión, pero cuando lo hace una ballena lo llamamos instinto. Sin embargo a veces esta distinción no es clara del todo”. ¿Qué cabe decir ante esto?

    Que la compasión es un instinto natural del ser humano así como de otros animales.

  11. ami meda tristesa que maten alas focas son animales indefensos ellos nos ariandañoanosotros piensnlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s