La cuestión radica en que no se discrimine

La definición más correcta de ‘especismo’ que entiendo que podemos dar es la siguiente: la discriminación de quienes no pertenecen a una cierta especie. Ahora bien, sobre esto puede decirse: supongamos que alguien no discriminara a los miembros de ninguna especie en concreto, sino que tratara a todos por igual. Podríamos decir que no sería especista. Ahora bien, ¿qué ocurriría si lo que hiciese fuese matarlos, explotarlos o comerlos a todos por igual, independientemente de su especie? Se podría pensar que en un caso así se estaría actuando de modo moralmente inaceptable pero que, sin embargo, no estaría discriminando a nadie. De ser así, que se discrimine a alguien o no no sería lo verdaderamente relevante.
Esta forma de ver las cosas sería, sin embaro, errónea. En el ejemplo dado sí que incurriría en una forma de discriminación. Esta no constituiría propiamente una posición de tipo especista, pero sería un modo de discriminación semejante e igualmente condenable: el egoísmo, entendiendo como tal la discriminación de aquellos y aquellas que no son uno mismo o una misma.
Téngase en cuenta que el término egoísmo es usado en ocasiones para nombrar otras cosas, como que psicológicamente siempre que nos sentimos motivados a actuar ello ocurre porque queremos satisfacer una determinada preferencia que sentimos. Este sentido es totalmente distinto del que aquí se está planteando. La discriminación egoísta que aquí he presentado es algo muy diferente, consiste en dar prioridad a aquello que va en beneficio propio de manera moralmente injustificada. Si, por ejemplo, matar a un animal para disfrutar de ciertas sensaciones gustativas es moralmente injustificado y yo lo hago, yo estoy discriminando a ese animal.
El especismo y el egoísmo (al igual que otras actitudes, como el sexismo o el racismo) siguen, así, un mismo modelo. Quien no establezca ningún tipo de discriminación no puede defender una posición que considere desfavorablemente a ciertos individuos en beneficio de otros de forma injustificada.
Esto no implica que en ciertos casos no sea justificado que unos se perjudiquen para que otros se beneficien. Esto resulta claro. Por ejemplo, tiene pleno sentido pensar que está justificado que si alguien me pide auxilio para salvar su vida y, a la vez, alguien me pide que le ayude a llevar unas bolsas, y sólo puedo hacer una de las dos cosas, ayude al primer individuo en perjuicio del segundo. Pero no lo sería ayudar siempre al mismo individuo por un motivo arbitrario, como su especie, o, por ejemplo, el hecho de que se llame María Pérez.

La definición más correcta de ‘especismo’ que entiendo que podemos dar es la siguiente: la discriminación de quienes no pertenecen a una cierta especie.

Como he apuntado en otros sitios en este blog, creo que lo fundamental para defender a los animales no humanos radica en difundir la oposición a su discriminación. Ahora bien, a esto puede plantearse una objeción. Vamos a ver en qué consiste.

Puede decirse: supongamos que alguien no discriminara a los miembros de ninguna especie en concreto, sino que tratara a todos por igual. Podríamos decir que no sería especista. Ahora bien, ¿qué ocurriría si lo que hiciese fuese matarlos, explotarlos o comerlos a todos por igual, independientemente de su especie? Se podría pensar que en un caso así se estaría actuando de modo moralmente inaceptable pero que, sin embargo, no estaría discriminando a nadie.

De ser así, que se discrimine a alguien o no no sería lo verdaderamente relevante.  De este modo, a lo que habría que oponerse no sería al especismo como tal sino a un cierto trato de los animales no humanos.

Creo que esta forma de ver las cosas sería, sin embaro, errónea. En el ejemplo dado sí que incurriría en una forma de discriminación. Esta no constituiría propiamente una posición de tipo especista, pero sería un modo de discriminación semejante e igualmente condenable: el egoísmo, entendiendo como tal la discriminación de aquellos y aquellas que no son uno mismo o una misma.

Téngase en cuenta que el término egoísmo es usado en ocasiones para nombrar otras cosas, como que psicológicamente siempre que nos sentimos motivados a actuar ello ocurre porque queremos satisfacer una determinada preferencia que sentimos. Este sentido es totalmente distinto del que aquí se está planteando. La discriminación egoísta que aquí he presentado es algo muy diferente, consiste en dar prioridad a aquello que va en beneficio propio de manera moralmente injustificada. Si, por ejemplo, matar a un animal para disfrutar de ciertas sensaciones gustativas es moralmente injustificado y yo lo hago, yo estoy discriminando a ese animal.

El especismo y el egoísmo (al igual que otras actitudes, como el sexismo o el racismo) siguen, así, un mismo modelo. Quien no establezca ningún tipo de discriminación no puede defender una posición que considere desfavorablemente a ciertos individuos en beneficio de otros de forma injustificada.

Esto no implica que en ciertos casos no sea justificado que unos se perjudiquen para que otros se beneficien. Esto resulta claro. Por ejemplo, tiene pleno sentido pensar que está justificado que si alguien me pide auxilio para salvar su vida y, a la vez, alguien me pide que le ayude a llevar unas bolsas, y sólo puedo hacer una de las dos cosas, ayude al primer individuo en perjuicio del segundo. Pero no lo sería ayudar siempre al mismo individuo por un motivo arbitrario, como su especie, o, por ejemplo, el hecho de que se llame María Pérez.

Por todos estos motivos, parece, pues, que hemos de concluir que si no hubiese discriminación no estaríamos ante tratos moralmente injustificados de nadie.

En el caso de los animales no humanos, dado el amplio consenso relativo a que tratar de ciertos modos a los seres humanos es injustificable (esto es, relativo al rechazo del egoísmo), el abandono del especismo supondría el fin del trato moralmente inaceptable de los animales no humanos.

Anuncios

10 thoughts on “La cuestión radica en que no se discrimine

  1. Es interesante lo que planteas, Óscar. Me gustaría saber tu opinión sobre una cuestión.

    Cabría la posibilidad hipotética de que alguien valorara tan poco su vida como la de los demás. Pongamos el caso de alguien que se perjudica tanto a sí mismo como a los demás, y que daña a los otros tanto como a sí mismo. Alguien que produce un cierto daño a los demás individuos, humanos o no humanos, daño que no es mayor ni menor al que se produce a sí mismo. En este caso no podría hablarse de una discriminación, tampoco de la egoísta. No obstante parece un comportamiento moralmente inaceptable, porque se está produciendo un perjuicio a varios individuos.

    Por otra parte, parece difícil tener un estilo de vida en el que el egoísmo haya quedado totalmente desterrado. Prefiero que un desconocido se rompa las dos piernas a que yo me rompa una. Al tener esa preferencia estoy cayendo en el egoísmo, ya que prefiero la situación de un mayor daño por el mero hecho de que la víctima no soy yo.

  2. Muy interesantes objeciones. En lo que respecta a la segunda, habría que distinguir entre el mantenimiento de una determinada preferencia y la intención de actuar para satisfacer tal preferencia. Por otra parte, una discriminación ha de ser moralmente injustificada. Dado esto, podríamos mantener un posicionamiento imparcial en función del cual todos los intereses deben valer lo mismo. Siendo así, sería injustificado favorecer en particular a nadie. Por otra parte, habrá quien considere (de hecho, es la posición mayoritaria hoy en día) que ciertas preferencias que dan prioridad al autointerés son justificadas. Conforme a estas posiciones, estaríamos ante una discriminación egoísta sólo cuando diésemos prioridad a la satisfacción de nuestros intereses sobre los demás más allá de un cierto límite, pues si no se traspasase tal límite ello estaría justificado. Personalmente el imparcialismo me parece un buen punto de vista. En cualquier caso, la definición de discriminación egoísta que he planteado no implica necesariamente su adopción.
    La otra objeción que planteas, la primera, es todavía más seria. Alguien podría decir que quien actuase del modo que describes sería egoísta porque sacrificaría a todos y todas (incluido él mismo o misma) en base a una preferencia suya propia. Yo creo que esta posición sería incorrecta porque yo creo que lo que es bueno o malo para alguien no es la satisfacción o frustración de sus preferencias sino tener buenas o malas experiencias. De manera que en este caso no se estaría discriminando. O no se estaría discriminando entre individuos. Lo que sucedería es que se daría (tal vez injustificadamente) mayor valor al cumplimiento de un determinado bien (que implicaría sacrificar a los individuos) que a otro (el bien de esos mismos individuos). La situación sería pareja a la dada en una discriminación, aunque podemos rechazar llamarla con tal nombre. Aquí no se favorece a lo que es bueno para ciertos individuos sobre lo que es bueno para otros u otras, sino lo que es bueno impersonalmente sobre lo que es bueno para ciertos individuos.

  3. …o igual la regla podría ser: “No hagas a los demás lo que no querrías que te hiciesen si estuvieses en su lugar”. Donde quiero llegar con todo esto, en definitiva, es a la necesidad de centrar el activismo en el antiespecismo. Esta entrada considera una objeción a la idea de la necesidad de hacer esto.
    Es muy problemático que se deje al antiespecismo de lado. En sitios como los países de habla inglesa se ve esto muy claramente, mucho hincapié en lo que la gente come, pero nadie conoce la palabra especismo.

  4. Hola a todos, quisiera comentar algo al respecto del siguiente extracto del comentario del propio Óscar Horta:

    “Es muy problemático que se deje al antiespecismo de lado. En sitios como los países de habla inglesa se ve esto muy claramente, mucho hincapié en lo que la gente come, pero nadie conoce la palabra especismo.”

    1º “Es muy problemático que se deje al antiespecismo de lado[…]”

    O no; o sólo en ciertas ocasiones; o sólo en ciertos entornos geográficos…

    Me parece una afirmación arriesgada en tanto que su potencial de creadora de opinión en base a una opinión a mi modo de ver un tanto peregrina.

    2º “En sitios como los países de habla inglesa se ve esto muy claramente, mucho hincapié en lo que la gente come, pero nadie conoce la palabra especismo.”

    Óscar, espero que convinamos en que el supuesto hecho de que lo que afirmas sea así no querría decir que el ejemplo que utilizas debiera constituir ineludiblemente una norma en cuanto a lo que afirmas.

    Pensar de otro modo supondría la negación de una posibilidad (que dejar el antiespecismo de lado no constituyese un problema) plausible, pues dejar el antiespecismo de lado no tiene porqué suponer hacerlo como hasta ahora se hubiese venido haciendo. Negar esto supondría la afrimación de que no existe vía alternativa a

    a) difundir el antiespecismo a la manera que consideres mejor y

    b) dejar el antiespecismo de lado y caer en el escenario que consideras ineludible

    Me parece que semejante posicionamiento es bastante endeble.

    Espero tu opinión y gracias por tus interesantes entradas.

    Koke

  5. Hola Koke: suelo leer tus comentarios y creo que suelen ser bastante interesantes pero en esta ocasión no te entiendo.

    No sé si afirmas que la defensa de la posición que nos invita a centrar el activismo en el antiespecismo se basa en una opinión peregrina y endeble.

    Si es así, no entiendo cual es la base de esa afirmación.

    De la segunda parte tampoco tengo clara cual es la base de la crítica. Te agradecería mucho si pudieras explicitar o desarrollar un poco más el comentario. Un saludo

  6. Hola Rosende, perdona la tardanza.

    Gracias por tus palabras. Paso a intentar aclarar lo que comentas:

    “No sé si afirmas que la defensa de la posición que nos invita a centrar el activismo en el antiespecismo se basa en una opinión peregrina y endeble.”

    ==> No, no afirmo eso, lo que afirmo es que es peregrino afirmar, como hace Óscar H., que por el hecho de que en determinado contexto socio-geográfico en el que se haya dejado el antiespecismo de lado (bien de manera constante, bien en determinadas circunstancias), en toda otra ocasión en que se hiciese las consecuencias debieran ser ineludiblemente las mismas que en ese contexto socio-geográfico determinado.

    Para una aclaración a mayores diré que soy un activista antiespecista, pero considero que el antiespecismo tal y como es entendido a día de hoy tiene una excesiva carga filosófica que va en detrimento de su efectividad comunicativa por toda una serie de motivos (que no vienen al caso ahora).

    “De la segunda parte tampoco tengo clara cual es la base de la crítica. Te agradecería mucho si pudieras explicitar o desarrollar un poco más el comentario. Un saludo”

    ==> Lo que vengo a decir aquí es que creo que las consecuencias de la afirmación de Óscar sól dejan dos posibles escenarios: los descritos en a) y b), y es precisamente eso lo que considero una argumentación arriesgada y endeble.

    Un saludo a todos y gracias por las entradas y los comentarios que resultan muy interesantes.

  7. Puede que la expresión “cuestionar el especismo” no sea buena. Yo la he venido usando para denotar lo siguiente (voy a intentar explicarlo con la mayor sencillez de la que soy capaz −aunque ello implique ser simplista−): tratar de conseguir que la gente vaya dejando de tener una disposición a actuar hacia los animales no humanos que es peor que la que tiene hacia los seres humanos.

    Por “peor” aquí quiero decir que es comparativamente desfavorable, más perjudicial para aquellos hacia quienes actuamos. O sea, que hablo de intentar conseguir que tales actitudes hacia los humanos y hacia los demás animales, que hoy en día son muy dispares, lo vayan siendo cada vez menos. Y al hablar de actitudes no me refiero a las meras ideas; me refiero a la forma de actuar que se adopta, que incluye tanto la forma de ver las cosas como lo que se hace (planteando la cuestión de tal forma que resulta irrelevante la cuestión de si cualquiera de estas precede a la anterior).

    Eso es lo que yo busco. Hay otra gente que se preocupa por lo que se les hace a los animales y lo que busca son cosas distintas, como impedir que se use a los animales no humanos o conseguir que sea ilegal usarlos como recursos. Ojo, se pueden defender estas cosas con el fin de conseguir que se cambien las actitudes especistas, en ese caso no habrá desacuerdo con lo que digo. El desacuerdo lo habrá si se considera que eso es lo relevante, y no el cambio de actitudes.

    ¿Esto implica que lo que haya que hacer sea mediante un discurso filosófico? NO. Puede que el discurso filosófico antiespecista ayude en ciertos casos y contextos, pero en muchos otros puede que sea inútil. La cuestión es que este es otro problema, el de cómo conseguir que no se actúe de forma especista, distinto del problema de si este es realmente el objetivo estratégico que deberíamos tener.

    ¿Esto implica que en todo momento lo que haya que estar haciendo se dirija a cuestionar el especismo, esto es, a cambiar las actitudes especistas de la gente (sea esto de la manera que sea, con explicaciones o con imágenes o con las técnicas que proceda? De nuevo la respuesta es NO. Según el caso, puede haber motivos de tipo estratégico o táctico para obrar de otro modo. Podemos, por ejemplo, dedicarnos a otras tareas para poder obtener recursos, o por otras razones, para así a medio o largo plazo conseguir mejores resultados.

    En el caso del Reino Unido no creo que suceda esto último. Lo que ocurre es que no hay un movimiento que se plantee acabar con las actitudes especistas. Sí hay un fuerte movimiento veganista/pro-derechos animales. Pero en la cultura de este el antiespecismo practicamente no existe. No es que se planee actuar de modos que no llevan a cambiar las actitudes especistas para en algún momento futuro poder abordar esta tarea, es que tal tarea no entra en la concepción de lo que hay que hacer. Lo que se asume es que hay que combatir el uso de animales no humanos, bien atacando la producción, bien difundiendo el veganismo. Recuerdo mi sorpresa cuando descubrí que a un número notable de activistas implicados de lleno en el mundo del veganismo/derechos animales desde hacía años en el Reino Unido sólo les sonaba muy vagamente el propio término y el concepto de especismo (eso cuando no lo desconocían). Quien quiera verificar que esto sigue siendo así, que vaya allí, por ejemplo al London Vegan Festival, y que se pasee por los stands de las distintas organizaciones a hablar con la gente que los lleva, o con la gente asistente. Comprobará que no me estoy inventando esto.

    De manera que dado que respondo NO a las dos cuestiones planteadas, creo que en principio no tenemos por qué estar necesariamente en desacuerdo en relación a estas cuestiones. Puede que si entramos a hablar más en detalle de la cuestión haya puntos en los que sí estemos en desacuerdo, pero creo que ninguno de los dos disiente con la idea de que el cuestionamiento del especismo se puede llevar delante de muchas formas distintas y que es compatible con vías de acción que contextualmente lo dejen en suspenso para su mejor consecución en el futuro.

    Otra cosa es que, por supuesto, se puede estar en desacuerdo en lo que toca a los objetivos estratégicos que se buscan. Yo creo que para conseguir un mundo en el que los animales sufran menos daños lo fundamental es cambiar las actitudes diferentes hacia los humanos y el resto de los animales. Mucha gente piensa que esto no es así; lo que aquí se plantea sí está en desacuerdo con lo que defienden quienes piensan de este modo.

  8. Hola Óscar. Gracias por la extensa contestación que he leído con atención. Por supuesto he de decir que aun habiendo discrepancias entre tu enfoque y el mío (discrepancias que conocemos más por nuestras conversaciones en otros marcos que por los post en tu blog) considero que ambos trabajamos con un objetivo común y que los distintos matices de nuestros enfoques son secundarios ante ello.

    Cuando tengamos oportunidad de hablar personalmente si te parece podremos seguir exponiendo nuestros puntos. Veo esto preferible a seguir debatiéndolo aquí, dime qué te parece.

    Gracias y un saludo.

  9. Hola Koke! Gracias por tu respuesta, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, ya seguimos hablando.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s