¿Cómo responder cuando nos dicen que hay que aceptar el especismo porque es algo “natural”?

¿Qué podemos responder cuando se afirma que hemos de aceptar el especismo porque es algo natural o instintivo preocuparse por los miembros de la especie a la que pertenecemos?

Bueno, para empezar hay que aclarar que sin duda hay muchos modos de reaccionar ante una afirmación así que pueden ser adecuados. Una posible respuesta puede ser: “espera, que vamos a ver ahora mismo el DVD de Earthlings”. (Y otra aun mejor puede ser: “vamos a ver el DVD de Earthlings con tus amistades y familia”). Una respuesta distinta, con todo, puede consistir en una exposición de los argumentos por los que la susodicha afirmación se viene abajo. Voy a intentar explicar aquí en qué consisten estos.
Para defender el especismo del modo arriba indicado hay que aceptar que son ciertas las dos afirmaciones siguientes:
(1) El hecho de que tengamos una tendencia natural hace que sea justificado guiarnos por ella.
(2) Tenemos una tendencia natural para proteger a los individuos de nuestra propia especie que no tenemos hacia inividuos de otras especies.
Sólo si estas dos ideas son acertadas podrá tener éxito el argumento indicado. Con que sólo una de ellas sea falsa, este se vendrá abajo. Y, como veremos a continuación, el hecho es que no una, sino ambas ideas son cuestionables. Podemos ver algunos ejemplos que lo muestran con bastante claridad.
Empecemos por la primera. Hay muchas actitudes que se considera a menudo que surgen de tendencias “naturales”, y que sin embargo, entendemos que es indeseable, o incluso muy condenable, manifestar. El ejemplo más claro sería la violencia. Otros podrían ser, tal vez, el egoísmo y la ambición desmedida, y otros por el estilo. Un violador podría decir que siente una fuerte tendencia por tener relaciones sexuales y que esto es “natural”. Sin embargo, nunca aceptaríamos esto como una justificación de tales prácticas, sin necesidad de entrar a discutir si son o no naturales. Aun si lo fuesen, consideraríamos que seguirían siendo injustificables.
La segunda idea tampoco se sostiene. En primer lugar, el hecho de que hay gente que es antiespecista niega que tengamos que aceptar que el especismo sea una tendencia inevitable. En el mundo los seres humanos se agreden entre sí de mil formas distintas. Se hacen la guerra, se matan… se causan todo tipo de daños. Esto desmiente que tengamos efectivamente una tendencia a beneficiar a otros seres humanos. Puede que la tengan algunos seres humanos. Pero para tener éxito, el argumento debería mostrar que todos y todas la tenemos, lo que se muestra como falso.
Por otra parte, cabe también cuestionar que algo pueda ser “natural”. Nuestras actitudes probablemente se puedan encontrar condicionadas hasta cierto punto por nuestra herencia genética, pero ello sucede de un modo íntimamente ligado a los condicionamientos sociales de los que somos objeto. Y en el caso del especismo esto está claro. Desde la infancia nos educan para ser especistas, ¿sobre qué base podemos decir, dado esto, que es natural serlo? Puede decirse que los humanos han sido siempre especistas. Pero también ha habido siempre xenofobia y guerra. ¿Mantendríamos que estas actitudes son naturales? Difícilmente, aun cuando, a pesar de que si fuese así, no las aceptaríamos.
De este modo, el argumento a favor del especismo se viene abajo. Con que sólo una de las dos ideas apuntadas arriba fuese incorrecta, el argumento ya fallaría, y, como hemos visto, ambas ideas lo son.
Y podrían darse aun más razones contra este argumento a favor del especismo. El hecho es que argumentos similares podrían ser esgrimidos para defender, por ejemplo, el racismo, la xenofobia o el sexismo. No hay motivo para aceptarlos en un caso y no en el otro. Si rechazamos estas actitudes, no podemos admitir este argumento como válido.
Por último, cabría decir algo más. Podría defenderse que tenemos una tendencia a beneficiar a los miembros de nuestra propia familia o amistades antes que a los demás. Pero el hecho es que, aun en el caso de que ello fuese así, no se seguiría lo que pretenden quienes defienden el especismo. Se permitiría, como mucho, que si una amiga nuestra y alguien desconocido estuviesen en peligro, pudiésemos optar por atender a nuestra amiga. Pero no se justificaría, de este modo, que, por ejemplo, matásemos a un desconocido para utilizarlo como un mero recurso a nuestra disposición (como hoy en día se hace con los animales no humanos).
(En varios de los artículos que encontraréis por este blog veréis reflejados los argumentos que acabo de plantear aquí. El que atañe a la primera premisa es el que podemos llamar “argumento de la relevancia”. El que atañe a la segunda es el que se puede llamar “argumento de la superposición de especies”).
Termino dando las gracias a Marcela Palavecino, que es quien ha tenido la buena idea de hablar de esta cuestión en este blog. Y con ello aprovecho para animar a quienes queráis sugerir alguna cuestión para que sea asimismo tratada aquí que escribáis a OHorta (a) dile

Bueno, para empezar hay que aclarar que sin duda hay muchos modos de reaccionar ante una afirmación así que pueden ser adecuados. Una posible respuesta puede ser: “espera, que vamos a ver ahora mismo un documental sobre granjas y mataderos”. (Y otra aun mejor puede ser: “vamos a ver el documental de granjas y mataderos con tus amistades y familia”). Una respuesta distinta, con todo, puede consistir en una exposición de los argumentos por los que la susodicha afirmación se viene abajo. Voy a intentar explicar aquí en qué consisten estos.

Para defender el especismo del modo arriba indicado hay que aceptar que son ciertas las dos afirmaciones siguientes:

(1) El hecho de que tengamos una tendencia natural hace que sea justificado guiarnos por ella.

(2) Tenemos una tendencia natural para proteger a los individuos de nuestra propia especie que no tenemos hacia inividuos de otras especies.

Sólo si estas dos ideas son acertadas podrá tener éxito el argumento indicado. Con que sólo una de ellas sea falsa, este se vendrá abajo. Y, como veremos a continuación, el hecho es que no una, sino ambas ideas son cuestionables. Podemos ver algunos ejemplos que lo muestran con bastante claridad.

Empecemos por la primera. Hay muchas actitudes que se considera a menudo que surgen de tendencias “naturales”, y que sin embargo, entendemos que es indeseable, o incluso muy condenable, manifestar. El ejemplo más claro sería la violencia. Otros podrían ser, tal vez, el egoísmo y la ambición desmedida, y otros por el estilo. Un violador podría decir que siente una fuerte tendencia por tener relaciones sexuales y que esto es “natural”. Sin embargo, nunca aceptaríamos esto como una justificación de tales prácticas, sin necesidad de entrar a discutir si son o no naturales. Aun si lo fuesen, consideraríamos que seguirían siendo injustificables.

La segunda idea tampoco se sostiene. En primer lugar, el hecho de que hay gente que es antiespecista niega que tengamos que aceptar que el especismo sea una tendencia inevitable. En el mundo los seres humanos se agreden entre sí de mil formas distintas. Se hacen la guerra, se matan… se causan todo tipo de daños. Esto desmiente que tengamos efectivamente una tendencia a beneficiar a otros seres humanos. Puede que la tengan algunos seres humanos. Pero para tener éxito, el argumento debería mostrar que todos y todas la tenemos, lo que se muestra como falso.

Por otra parte, cabe también cuestionar que algo pueda ser “natural”. Nuestras actitudes probablemente se puedan encontrar condicionadas hasta cierto punto por nuestra herencia genética, pero ello sucede de un modo íntimamente ligado a los condicionamientos sociales de los que somos objeto. Y en el caso del especismo esto está claro. De hecho, contra lo que muchas veces se asume, tampoco las actitudes de muchos animales pueden ser consideradas “naturales”, puesto que se ven condicionadas también por aprendizajes culturales. En realidad, la propia etiqueta de “natural” es cuestionable.

De este modo, el argumento a favor del especismo se viene abajo. Con que sólo una de las dos ideas apuntadas arriba fuese incorrecta, el argumento ya fallaría, y, como hemos visto, ambas ideas lo son.

Y podrían darse aun más razones contra este argumento a favor del especismo. El hecho es que argumentos similares podrían ser esgrimidos para defender, por ejemplo, el racismo, la xenofobia o el sexismo. No hay motivo para aceptarlos en un caso y no en el otro. Si rechazamos estas actitudes, no podemos admitir este argumento como válido.

Por último, cabría decir algo más. Podría defenderse que tenemos una tendencia a beneficiar a los miembros de nuestra propia familia o amistades antes que a los demás. Pero el hecho es que, aun en el caso de que ello fuese así, no se seguiría lo que pretenden quienes defienden el especismo. Se permitiría, como mucho, que si una amiga nuestra y alguien desconocido estuviesen en peligro, pudiésemos optar por atender a nuestra amiga. Pero no se justificaría, de este modo, que, por ejemplo, matásemos a un desconocido para utilizarlo como un mero recurso a nuestra disposición (como hoy en día se hace con los animales no humanos).

(En varios de los artículos que encontraréis por este blog veréis reflejados los argumentos que acabo de plantear aquí. El que atañe a la primera premisa es el que podemos llamar “argumento de la relevancia”. El que atañe a la segunda es el que se puede llamar “argumento de la superposición de especies”).

Termino dando las gracias a Marcela Palavecino, que es quien ha tenido la buena idea de hablar de esta cuestión en este blog. Y con ello aprovecho para animar a quienes queráis sugerir alguna cuestión para que sea tratada aquí a que también lo hagáis. Podés escribir a  facebook.com/masalladelaespecie

Anuncios

4 comentarios sobre “¿Cómo responder cuando nos dicen que hay que aceptar el especismo porque es algo “natural”?

  1. Desde luego. Ser carnívoro es una elección, no una condición humana. Pero habrá que explicárselo a los que cuestionan la evidencia.

    Lo terrible es la desinformación que hay sobre éste tema, y que el término “especismo” sea algo desconocido para la mayoría. (De momento…)

    un saludo

  2. Hola:

    Creo que no es ese el problema de base. De hecho que algo sea natural no implica que sea inevitable. Eso bien lo sabe quien (con un mínimo de inteligencia) te plantea el debate. De hecho lo está viendo en quien tiene en frente.
    Por tanto lo natural se convierte en una guía, no en una inevitabilidad. Por tanto el argumento del violador o el maltratador no se responde con asumir eso. En todo caso es un paso. Pero luego argumentarán, probablemente, que eso es una desviación. Por ejemplo, se basarán en la norma y con esto el argumento queda sin cerrar.
    Y en el debate sobre el especismo nosotros tenemos la obligación de desmontar su argumento. Las tablas solo favorecen a quien está a favor de la inercia.

    Al final te vas a encontrar una circularidad. Es decir, que el especismo es la razón por la cual piensan lo que argumentan para defender el especismo. El humano, por ser humano, tiene más valor para ellos. Lo natural te va a llevar siempre a este punto. Hasta aquí siempre va a tener una puerta de huida.

    También veo un problema en la comparación entre especismo y sexismo cuando hablamos de lo natural porque te podrá argumentar que en muchos animales hay diferencias entre machos y hembras y bla, bla, bla…
    Entre el especismo y el racismo, te podría argumentar (yo lo haría) que seguramente cuando el humano se concentraba en una región mucho más localizada habría especismo “natural” pero no racismo porque, de hecho, las diferencias entre razas son más significativas, a priori, que las diferencias entre poblaciones separadas. Por tanto se podría derivar que el especismo es natural, ancestral. También hay quien defiende un intercambio cultural (colaboración) entre diferentes poblaciones humanas en diferentes puntos del planeta que haría que los avances tecnológicos fuesen más o menos parejos. Esto implicaría, dentro de esa línea de pensamiento, que el racismo no es tan natural pues entre diferentes razas se habría instaurado intercambio cultural y demás relaciones.

    Yo lo contrarrestaría del siguiente modo:
    Qué es lo natural ¿lo que afecta a una especie o lo que afecta a un individuo? Si es lo que afecta a un individuo, entonces el argumento del violador…
    Si es lo natural a la especie, entonces asumimos que lo natural es lo inevitable ¿Cuándo? Porque si lo natural es lo inevitable, entonces yo soy una excepción, y ya no es inevitable.
    Si es la media, entonces ¿la media de quien? Porque la media con mayoría de veganos es una, y con mayoría de especistas es otra. Así que, ante una media variable ¿podemos asumir los resultados como natural, siendo lo natural lo inherente a algo por el mero hecho de ser ese algo?
    De esta manera no entramos en su juego. Directamente atacamos el uso que hace de lo natural, porque discutir la naturaleza de algo tan poco natural como el comportamiento humano es entrar en un laberinto.

    Al final va a ir reculando hasta la circularidad y es aquí donde el debate toca a su fin. Reconocerá que el humano es superior por ser más inteligente. Le dirás que depende de qué humano, pues hay humanos vegetativos, con deficiencias de todo tipo, los recién nacidos… Le dirás que si la inteligencia es lo que determina el abuso que se puede ejercer contra el desfavorecido, si eres más inteligente podrás abusar de él. Te dirá que no porque es humano. Le dirás… “pero bueno, esa es la premisa que quieres demostrar”. Te dirá que potencialmente lo es o lo ha sido.
    Le dirás que potencialmente un deficiente mental nunca será, con la ciencia existente, tan inteligente como para que entre en su definición. Y, por tanto, la potencialidad no la estará basando en lo factible, sino en un futuro inexistente.
    Y por esa misma razón cualquier animal, con la tecnología precisa, podrá ser tan inteligente como queramos hacerlo.
    Te dirá que el humano y la emocionalidad. Le dirás que, obviando que eso es muy relativo (sin entrar en que los no humanos también sienten emociones y desconocemos la intensidad) hay humanos con daños cerebrales que afectan a su emocionalidad, volviéndose menos emocionales, seguro, que un perro También hay humanos que son menos emocionales en si mismo ¿podemos usarlos a nuestro antojo?
    Entonces te dirá que el humano por ser humano merece más respeto. Entonces, según el criterio de compatibilidad genética, si de dos humanos naciese un descendiente que, por una mutación, fuese incompatible genéticamente (y por tanto de otra especie) pero con todas las funcionalidades humanas ¿permitiría su explotación? ¿Podríamos clonarlos y crear esclavos?…

    Y si va como me ha ido siempre, se irá sin continuar, ofendido de alguna manera (quizás por el uso tan ofensivo que haces de algunos humanos desfavorecidos) y, como la inercia está de su lado, seguirá comiendo carne y bebiendo leche. El debate es lo que tiene, que o ambos parten de la misma situación (que no premisas) o pierde parte de su razón de ser.

    Un saludo

  3. Somos omnívoros. La evolución del ser humano se ha dado con la dieta omnívora. Es más, los primeros seres humanos, que eran como ardillitas, se alimentaban solo de animales muertos.
    Me parece perfecto que queráis dejar ser omnívoros por propia voluntad, pero no podéis pretender que la humanidad abandone la dieta que nos ha llevado a donde estamos ahora. Hubiéramos evolucionado igual siendo herbívoros?? Es imposible saberlo. El hecho irrefutable es que la evolución se ha dado con la dieta omnívora, y yo no estoy dispuesta a abandonarla porque tenga que sentir pena por algunas especies animales.
    Pedidle al león que deje de ser carnívoro, o es que él sí puede comer seres con sistema nervioso central? No tiene elección? Bueno, nosotros tampoco. Somos omnívoros.
    Además, todo en la naturaleza tiene su significado… Por ejemplo, qué creéis que pasaría si los carnívoros se extinguiesen? Que los herbívoros acabarían con la corteza vegetal den planeta. Nosotros somos parte de dé esa balanza universal.

    Deberíais reflexionar un poco acerca de la esencia de la vida, la esencia de la naturaleza… No hay ni un solo ser vivo que no se alimente de otras formas de vida para seguir viviendo. Ya sea de seres más complejos o de los más básicos nutrientes. Todo, absolutamente todo en la naturaleza consiste en consumir vida. Llevarse las manos a la cabeza porque un pollo o un cerdo vaya a morir para que lo comamos (que todos vamos a morir, pero bueno)… Es señal de demasiado tiempo libre.

    Si en vez de iros al extremo con absurdos como el antiespecismo (cosa totalmente natural, puro instinto de supervivencia. Y no. Tus argumentos en contra no tienen coherencia ninguna) Os centraseis en buscar formas de educar a la gente en que no hace falta comer carne a todas horas, la industria ganadera podría ir mejorando.

  4. Gracias por tu comentario, Laura.

    Podemos comer productos cárnicos o podemos evitarlos. No hay nada que nos impida hacer una cosa o la otra y vivir de manera saludable. Hay mucha gente que come animales y dispone de buena salud, al igual que hay mucha gente, de hecho ya en algunos casos generaciones, de personas veganas que han disfrutado de una plena salud y vivido hasta muy altas edades.

    Comiendo animales hacemos que estos sufran y mueren. Si no los comemos, lo evitamos. Esa es la razón básica para hacerlo. No hacer a otros lo que no nos gustaría que nos hiciesen en nuestro lugar.

    Esta es una idea que a mucha gente le sorprende, y se da a menudo rechazo porque a la gente le gusta comer animales, y está acostumbrada a ello. Pero si vencemos nuestro interés propio podemos dar el paso a un mundo más justo, donde no dañemos a otros para nuestro beneficio.

    ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s